James Watson y Francis Crick trabajando en su laboratorio de la Universidad de Cambridge, describieron en 1951 la estructura del ácido desoxirribonucléico (DNA por sus siglas en inglés o ADN en español) como un doble espiral (double helix). El DNA es la molécula básica de la cual se componen los genes. Los genes, 46 en el humano,  contienen el código básico de la vida y las instrucciones para el desarrollo del organismo. Después de varios años de estudio utilizando rayos-x, la estructura de esta revolucionaria molécula fue descrita y publicada por Watson y Crick en 1953. Esto culminó en la presentación del Premio Nobel en Medicina de 1962, a estos pioneros de la genética.  Así comenzó una revolución que cambiará la práctica de la medicina para siempre.

Cuarenta y ocho años más tarde, en febrero 12 de 2001, el Dr. Craig Venter de Celera Genomics publicó la secuencia genética del ser humano con sorprendentes implicaciones. Celera logró descifrar la secuencia del 95% de los genes humanos con una confiabilidad de 99.96%  y descubrió en el proceso que nuestro código genético solo consiste de entre 26,500 y 30,000 genes. Esto es aproximadamente la mitad de los que se creía anteriormente, que fluctuaba entre 60,000 y 140,000 genes. La parte más sorprendente fue el descubrimiento de que los humanos tenemos solo unos 13,000 genes más que una mosca de la fruta (drosophlia melanogaster) y que compartimos 99% de los genes con los primates como el chimpancé.

Æ